viernes, 23 de diciembre de 2016

Espíritu y Verdad

Llegados a la Navidad, como siempre he hecho con mis blogs, me tomo un tiempo de vacaciones, por lo que aprovecho para felicitar a todos estas Fiestas Navideñas y desearos un muy pero que muy Feliz Año Nuevo.

Y aprovechando el tiempo en el que vamos a adentrarnos, me gustaría entresacar un texto de los Evangelios en el que Jesús nos habla de la importancia de dirigirse al Padre más que con la forma externa de practicar unos ritos o visitar ciertos lugares, lo hagamos desde el corazón y el espíritu. Es un texto que desde mucho tiempo atrás ha significado -y sigue haciéndolo- mucho para mí.

Para poneros en situación, hay que decir que es una parte del diálogo mantenido entre Jesús y una mujer samaritana, por tanto seguidora de unos ritos distintos a los de Jesús.  Aquí tenéis el texto tal y como nos lo relata el apostol San Juan:


 —Señor, veo que tú eres un profeta —le dijo la mujer—. Nuestros padres adoraron a Dios en este monte, y vosotros decís que el lugar donde se debe adorar está en Jerusalén.
Le respondió Jesús: 

—Créeme, mujer, llega la hora en que ni en este monte ni en Jerusalén adoraréis al Padre. Vosotros adoráis lo que no conocéis, nosotros adoramos lo que conocemos, porque la salvación procede de los judíos. Pero llega la hora, y es ésta, en la que los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad. Porque así son los adoradores que el Padre busca. Dios es espíritu, y los que le adoran deben adorar en espíritu y en verdad.

Jn 4, 19-24

¡Feliz Navidad! 


6 comentarios:

  1. Me alegra conocerte un poco más y saber sobre las cosas que son importantes para así, así que lo agradezco. Hace muchos años que vengo pensando y diciendo, que la religión (re-ligare= volver a unir -al hombre con Dios-) se lleva dentro. Si quieres una iglesia perfecta debe ser tu corazón. Independiente de las creencias, la verdadera conexión está dentro. Ahí están todas las verdades y respuestas.

    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Kadannek, para mí la religión es un medio y no un fin o una meta; es decir, la religión bien entendida y ejercida, como tú dices busca la unión del ser humano con Dios, pero en última instancia esa unión es personal. La religión puede y debe ayudar, pero nunca colocarse por encima de Dios ni por encima de los hombres. Sin ella, muchas personas se quedarían sin conciencia de la necesidad de la búsqueda espiritual; pero la religión no puede suplir lo que cada uno debe de realizar.

      Te agradezco mucho tu visita y tu comentario, y te deseo una muy Feliz Navidad. ¡Nos vemos!

      Besos

      Eliminar
    2. Mis mejores deseos de paz y amor para ti y para todos tus seguidor@s.
      Feliz Navidad!
      Júlia

      Eliminar
    3. Felicidades a ti y tu familia, excelente amiga y consejera. Que Dios te bendiga.

      Besos

      Eliminar
  2. No me he olvidado y por fin con el blog he dado.

    Os deseo unas muy felices fiestas y una gran salida y mejor entrada de año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué alegria verte por aquí. Nuestra felicitación también para vosotros!

      Eliminar